Música & MP3 GRATISFotosTextosNuestra HistoriaConciertosMúsicosClick to ENGLISH version
Textos
 

RID OF ME, de PJ HARVEY
Polly Jean Harvey editó este disco en 1992, justo cuando Nirvana apareció a nivel internacional con Nevermind

En pjh.org se pueden conocer todos los datos de la discografía de PJ.
Rid of Me está grabado por Steve Albini y masterizado por John Loder. Incluye un sexteto dirigido por el batería Rob Ellis.
Para rosa pantopón es un disco fundamental. Actualmente en el repertorio del grupo están Rid of Me, Missed, Man-Size y Ecstasy.

Rid of Me (4:27) El disco arranca con un sobresalto. El volumen es bajísimo y se escucha a PJ Harvey prácticamente susurrando la letra. Así que todo el mundo sube el volumen. De repente en el estribillo te quedas sordo porque entra potentemente la batería y las guitarras distorsionadas. Incluye acoples creando atmósferas opresivas. La doble caja aparenta un ritmo diferente al 4/4 típico del rock, pero sólo es apariencia. Missed (4:24) es una balada en la que destaca el sonido de la guitarra y la profundidad del bajo. El estribillo parece que no llega nunca, y se mantiene la tensión hasta que estalla. El ritmo de la batería es buenísimo. En Legs (3:39), Polly Jean despliega sus facultades de voz desgarrándola y nos pone los pelos de punta. Detalle para los baterías: ¿cómo toca Rob Ellis los sonidos metálicos mientras lleva el tempo del ride? La respuesta está en el vídeo REELING de PJ HARVEY, realizado durante una gira.
Rub 'Til It Bleeds (5:03) tiene una base de blues que se transforma en un huracán en 3/4. Hook (3:55) es la efectividad. Primero por la guitarra ácida y luego por el estribillo (con un magnífico hi-hat jugando con el tiempo). El órgano final da el toque psicodélico.
Man-Size Sextet (2:15). La OSTIA. Un sexteto (dirigido y arreglado por el batería Rob Ellis) en un disco de rock underground. Todo es disonancia. Las primeras escuchas provocan escalofríos por el sonido; después los provoca la fuerza.
Bo-diddley en los 90: Highway '61 Revisited (2:57). Polly Jean transforma la canción de BOB DYLAN y Steve Albini saca un sonido genial. Una batería perfecta. En 50Ft Queenie (2:23) aparece de nuevo BO. Precioso el ritmo del ride durante toda la canción. Atención a la guitarra ostinato. Desde luego es la reina de 50 pies. Yuri-G (3:28) comienza con unos sonidos suaves y poco a poco sube la intensidad. Magníficos arreglos de viola al principio. Una de las mejores canciones del disco.
Man-Size (3:15). Probablemente mi canción favorita. Comienza con un intrigante riff de guitarra. De repente una potente batería (haciendo un desplazamiento con la caja). Sube y sube y la intensidad aumenta hasta que llega el estribillo "Maaaaan-Size". Suenan extraños acoples, una especie de campana y acaba con la voz de Polly Jean, empalmando con la siguiente canción: Dry (3:23). La más comercial del disco; rock con una pizca de guitarra slide, tan utilizada por PJ (influencia del blues).
Me-Jane (2:42). Auténtico Bo-diddley. Extremadamente original en sus ritmos y paradas. PJ comienza susurrando mientras intercala guitarrazos que se convierten en un rock guitarrero apoyado en todos los acentos por la batería (una de las mejores del disco). El estribillo es el mejor del disco. Si al final el ritmo no te obliga a mover la cabeza arriba y abajo, estás muerto.
Snake (1:35). La mejor batería del disco después de Man-Size. PJ susurra, grita y escupe acompañada en los coros por el batería. Para acabar, en Ecstasy (4:26) se aprecia un sonido profundo e intenso, con una guitarra que pone los pelos de punta. La voz de PJ es un auténtico derroche de interpretación.

ZANU, 1999


Con la ayuda de http://www.diser.com/pjh/ podemos ver las críticas que recibió en su día el disco:

Victor Malsonando, SPIRAL nº 3, Verano de 1993

En este disco Polly da la cara de verdad en la portada. Un mundo interior desgranado en catorce frases de susurros y alaridos. Ya los esperábamos todo y ellos afilaron sus uñas y dientes para retorcernos de nuevo doblando la ración de adrenalina. El lenguaje guitarrero se ha enriquecido (¿Albini?) en la búsqueda de un sonido más extremo. Todo está lleno de musculosos paisajes histéricos construidos sobre reptantes riffs o logrados mediante efectivos altibajos de volumen. Precisamente abren fuego con "Rid Of Me" cuya tensa introducción es cortada por un brutal y ruidoso estallido instrumental que me pegó un buen susto. Tras esto, el disco queda atrapado en una montaña rusa donde lo único estable es que cada tema tiene un elemento extraño, hiriente o podrido que te obliga a reaccionar.
"Rid Of Me" y "50 ft Queenie" son lo más hard de todo y atraen por sus furiosos y frenéticos coros que destacan por encima de las retorcidas percusiones. Y es que, como explica Polly, ella graba las demos muy altas y Robert creyó que ese era el tono que debía dar cuando cantase. El resultado roza la deformidad y hace más visible el escondido sentido del humor de la banda. Además, Robert ha demostrado que sus arreglos para "Man Size", ya ensayados en "Plants and Rags" dotan de densidad al instinto primario de la poesía de la chica más dura del showbiz.
Ahora sabemos que pueden sonar fuertes y desgarrados, esperemos que la materia gris de nuestra Gran Artista Agitadora mude piel y derrame la belleza del destrozo duro definitivo y descarnado que todos deseamos.

Brainstorm, Mondo Sonoro nº 8, Mayo de 1995.

El-difícil-segundo-disco...¿un tópico?. Ejemplos hay para rebatirlo o afirmarlo. Fijémonos en Violent Femmes, una banda que tras un primer trabajo impactante, no pudieron superar su propio listón en la segunda entrega. Polly Jean Harvey se encontraba en esta misma situación. Tenía que escapar de la futilidad que caracteriza a las estrellas inglesas contemporáneas. "Rid Of Me" despejó en su momento cualquier idea de "penúltima sensación indie" que se tuviese sobre ella; porque P.J Harvey, en su segunda obra, se descolgó con una obra maestra.
"Rid Of Me" (la canción) comienza susurrante, melodiosa, doliente; después golpea, estalla... del fondo surge una histérica voz que lucha por un protagonismo sólo alcanzado al final de la canción: "Chupa mis piernas, estoy ardiendo. Chupa mis piernas soy toda deseo". El resto viene solo, tiene vida propia. Las canciones se retuercen, reptan, atrapan tu mente, te arrastran, te estremecen. Las quejumbrosas y enfermizas entonaciones de la cantante se pelean con el palpitante sonido del bajo, los asimétricos golpes de batería y las ponzoñosas guitarras.
"Rid Of Me" es amargo, claustrofóbico, descarnado, pervertido, incómodo. "Rid Of Me" duele.
HOMEMúsica MP3 GratisFotosTextosNuestra HistoriaConciertosMúsicosENGLISH VERSION HERE
©ROSA PANTOPÓN. Última actualización: Noviembre, 2001.
Desarrollado, diseñado y seleccionado por Zanu & ROSA PANTOPÓN. Con la colaboración de Pepe García.
e-mail


AVISO COPYRIGHT:
Todos los documentos incluidos son
propiedad del grupo
rosa pantopón®

"ROSA PANTOPÓN" no se hace responsable de la disponibilidad de estos enlaces y recursos externos. Se puede hacer una única copia del contenido, si es para uso personal, informativo y no comercial (económico). No se puede alterar esta información, enviarla o venderla sin el permiso de "ROSA PANTOPÓN". Cualquier copia debe contener este mensaje. Si se desean utilizar gráficos, fotos o textos de esta web, contacte con nosotros primero para recibir permiso.