Música & MP3 GRATISFotosTextosNuestra HistoriaConciertosMúsicosClick to ENGLISH version
Textos
 

Impresionante la entrevista de Viviane Forrester publicada en EL PAÍS Domingo.
Obviamente añadimos una breve reflexión personal.


Desde luego, lo más impresionante es que Forrester afirma que se quedó corta contrastando la realidad.
Ya se comentó en la recientemente desaparecida AJOBLANCO: en realidad, vivimos una dictadura encubierta de democracia. Por que, ¿cómo es posible que en 1960 la diferencia de ingreso entre el quinto de la población mundial que vive en los países más ricos y el quinto de la población más pobre fuese de 30 a 1, y ahora en 1999, sea de 82 a 1?
[Datos de Revista Autogestión, Febrero-Marzo 2000, nº32]

Esto lo único que quiere decir es lo mismo que se ha venido diciendo siempre: el sistema avanza hacia un modelo en el que los ricos serán cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres.

Zanu, 2000


Extracto de la entrevista:

VIVIANE FORRESTER • ESCRITORA

"La paridad es un debate para las que les van bien las cosas"
MARGARITA RIVIÈRE, París
(...) ha pasado tres años viajando por todo el mundo contrastando con la realidad lo que escribió. "Me quedé corta", dice hoy desde su casa de París. Su nuevo libro Une étrange dictature, a punto de salir en Francia, es un alegato "contra la dictadura, el totalitarismo, la especulación económica que destruye la economía de mercado y la política democrática".
Al hilo del debate de estos días, Forrester se define contraria a la paridad obligada por ley ya que "lo más importante para las mujeres y es algo de lo que hoy casi no habla nadie es que a igual trabajo igual salario. (...)
Creo que la paridad es un debate para mujeres a las que ya les van bien las cosas. La paridad significa una cierta discriminación y humillación para las mujeres, y aunque comprendo muy bien que se reivindique la paridad porque, efectivamente, hay un desequilibrio, pienso también que dentro de cincuenta años encontraremos ridícula esta reivindicación".
Fue la estrella de Davos el año pasado y se ha atrevido a llevar la contraria a los banqueros e ideólogos de la globalización. "Escribí El horror con miedo a hacer el ridículo, pero era lo que pensaba. Hoy he visto la reacción de muchísima gente ante las tesis del El horror que mostraban como la economía ultraliberal no duda en excluir a las personas con tal de hacer beneficios, como es el caso de esas empresas que cuando despiden a miles de empleados sube su cotización en bolsa. Es el síntoma de que estamos ante una extraña dictadura...

¿Cómo describe esa dictadura?
Mi nuevo libro trata de la mundialización, que es una palabra que no quiere decir nada, salvo que alude al nuevo régimen político planetario del ultraliberalismo. Y este es un régimen que destruye tanto lo político como la economía. Es una dictadura extraña porque vive en el marco de la democracia, pero es un régimen tan poderoso que es capaz de utilizar las libertades a su favor. Es dictadura porque vemos que los políticos de todos los países, sean socialistas o de derecha, forman parte del club ultraliberal porque no pueden hacer otra cosa...

¿Por qué no pueden hacer otra cosa?
Todos los centros nerviosos de la sociedad están controlados por este régimen que delega en los políticos para que lleven a cabo decisiones ya tomadas de antemano en lugares como la OCDE, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional... que son los que manejan los presupuestos.
(...)
Estoy a favor del Estado, no del estatalismo, pero hoy al Estado lo están sustituyendo las grandes empresas privadas que son como esos niños a los que se lo han permitido todo y al final se vuelven locos y pierden el control. Perder el control es perder de vista a las personas, sus necesidades, la realidad... Hay mucho de estalinismo en lo que está sucediendo: basarlo todo en un modelo de desarrollo, esa manía de las fusiones y las opas para hacer casi monopolios, ¿no es estalinismo? Lo más extraordinario es que todo esto suceda y sus responsables se presenten como si no pasara nada. Y pasa, porque es un malísimo camino: se va a la esclavitud.

¿Cree que críticas como las suyas sirven para la regeneración del capitalismo?
Espero que no; no me gusta el capitalismo. Pero hoy sólo hay capital financiero, es algo mágico e irreal: es una anarquía del capitalismo. Al capitalismo clásico se le podía combatir dentro de la democracia con contrapoderes y ganaba el mejor: hoy, la mundialización no admite contrapoderes ni entiende siquiera que se le pueda llevar la contraria, como pasó en Seattle. Es una concepción totalitaria y unívoca que, por ejemplo, utiliza la tecnología no para liberar a la gente, sino como recurso especulativo.

Texto completo disponible en:
http://www.elpais.es/p/d/20000206/sociedad/forrest.htm

visita tu B I B L I O T E C A más cercana

HOMEMúsica MP3 GratisFotosTextosNuestra HistoriaConciertosMúsicosENGLISH VERSION HERE
©ROSA PANTOPÓN. Última actualización: Noviembre, 2001.
Desarrollado, diseñado y seleccionado por Zanu & ROSA PANTOPÓN. Con la colaboración de Pepe García.
e-mail


AVISO COPYRIGHT:
Todos los documentos incluidos son
propiedad del grupo
rosa pantopón®

"ROSA PANTOPÓN" no se hace responsable de la disponibilidad de estos enlaces y recursos externos. Se puede hacer una única copia del contenido, si es para uso personal, informativo y no comercial (económico). No se puede alterar esta información, enviarla o venderla sin el permiso de "ROSA PANTOPÓN". Cualquier copia debe contener este mensaje. Si se desean utilizar gráficos, fotos o textos de esta web, contacte con nosotros primero para recibir permiso.