Música & MP3 GRATISFotosTextosNuestra HistoriaConciertosMúsicosClick to ENGLISH version
Textos
 

LOU REED: RECOPILACIÓN DE EXTRACTOS DE LA PRENSA


http://www.deia.com/18%2D4%2D2000/s15aste02b.htm
Latigazos y poesia
Andrés Portero
Lou Reed puede haber bajado la guardia en su vida personal ­las drogas y el sexo sin barreras son antiguas batallitas de abuelo ante su actual modus operandi, que pasa por una relación estable con Laurie Anderson y vida sana, meditación, comida y bebida light...­, pero no en el plano artístico, como demuestra «Ecstasy» (Warner), el disco que presentará el martes en el Kursaal junto a un reducido trío de músicos liderados por la guitarra de Mike Rathke, su mano derecha desde hace más de 10 años.
Sin llegar a las cotas artísticas de «New York», su última obra maestra, «Ecstasy» nos devuelve al cantante, compositor y guitarrista de la locura y la esperanza, del deseo y la traición, al rockero primario y al mejor cronista de la urbe y de las relaciones humanas que ha dado el tránsito del milenio.
«Elegí ese título porque creo que, esencialmente, es de lo que trata el álbum. De la búsqueda del éxtasis, que es diferente para cada persona», justificó Reed en la presentación madrileña de la gira. «Traducir a la música cualquier concepto es muy difícil, pero el éxtasis todavía más porque nadie sabe en qué consiste. Como decía Bruce Lee ­Reed es un gran apasionado de las artes marciales­, el éxtasis es como nadar sin meterte en el agua», apostilló con sarcasmo Reed, que lo mismo toca en la Casa Blanca ­eso sí, les soltó su crudo «Dirty boulevard», una adusta crónica sobre la dura vida en la calle de las grandes urbes­ que se niega a visitar Austria tras la llegada al poder de la ultraderecha.
Teatro y rock
El actual Reed, fibroso, delgado y serio que acaba de estrenar su primera obra dramática ­«Poe­try», dirigida por Bob Wilson, es la consecuencia lógica de su trabajo y sus canciones , que él define como «monólogos teatrales a los que pongo música»­ y que sigue defendiendo que en ellas habla de personajes con los que se cruza a diario, acaba de entregar un disco de rock crudo, básico y sin alardes, donde la austeridad ­no hay ni un solo al uso­ se alía armónicamente con el sonido perfecto a través de una producción seca, que comparte con Hal Wilner, a quien conoce desde su participación en el homenaje a Kurt Weill, uno de sus artistas referenciales.
Además de «Like a Possum», una interminable, saturada y catártica tormenta eléctrica de 18 minutos que remite a clásicos como «Sister Ray» y «Street Hassle», «Ecstasy» ofrece, a excepción del reposo acústico que marca la nostálgica «Baton rouge», un reencuentro con el Reed más eléctrico. Ese que gusta de evidenciar sus referencias, de cabalgar a través de la electricidad en temas como «Mystic child», con guiños de “feed back” y acoples a lo Neil Young en «White prism»; y de enamorar y mecer con baladas sentidas y emocionantes como «Mad» y «Turning time around», con cierto regusto sesentero y country.
(...)
Ha costado 30 años, pero mantiene intacta su chulería e ironía cuando se le pregunta por su método de composición. «Pongo un 22,3% de emoción en mis canciones; un 18% de observación; 37,5% de otras cosas; y para completar el 100% busco alrededor, elijo a cualquiera y le digo, tú serás el 12% restante. ¿Queda claro?».
Poeta antes que músico
La editorial «Mondadori» tiene previsto publicar este mes un libro con los textos de las canciones de Lou Reed. El neoyorkino, enamorado de García Lorca, vuelve a probar en «Ecstasy» que, antes que músico, es un narrador de historias, un escritor de rock&roll, un hombre que acierta más cuando escribe que cuando canta con su habitual tono monocorde o pulsa su guitarra.
Las letras de «Ecstasy» no destacan precisamente por su alegría. Lou mira en derredor y escribe latigazos lapidarios sobre el suicidio, el desamparo, los lazos que establece el amor, la fatalidad del destino, el hastío y la confusión de estos tiempos que vivimos. Y lo hace de forma cruda y directa, con personajes maltratados por la violencia, el sexo explícito y las drogas. Eso sí, guardando siempre un espacio para la ironía ­«en mi dormitorio hay un zoo femenino/ peor que Clinton en hora punta»­ a pesar de la incomprensión que le atenaza. Personajes con «un agujero en el corazón del tamaño de un camión», que son conscientes de que «esto no se arregla con un polvo nocturno». Puro rock&roll. Electricidad y poesía cruda. Lou Reed.

http://www.deia.com/18%2D4%2D2000/s15aste02a.htm
Lou REED
escritor de rock&roll
Andrés Portero
TOM Waits, Neil Young, el último Bruce Springsteen.... y Lou Reed. Son muy pocos los veteranos incuestionables en la frontera del medio siglo, capaces de no adocenarse y de demostrar en cada nueva grabación que su repertorio continúa vivo y cambia al dictado de la realidad. Hacen rock adulto, pero reflejan como nadie debido a la experiencia que sólo otorga el tiempo y las cicatrices, el estado actual del mundo.
(...)
Reed (New York, 1942) fue el estandarte de una generación salvaje a caballo entre los 60 y los 70. Heroína, imagen glam, autodestrucción, ambigüedad, marginalidad, literatura de las alcantarillas... Imágenes que se agolpan al recordar su liderazgo de «Velvet Underground» ­indispensable la caja de toda su discografía editada hace unas temporadas por «Polygram»­ y su posterior carrera en solitario, que en los 80 se tornó “respetable” y más positiva, aunque menos excitante musicalmente si exceptuamos discos puntuales como «The blue mask».
El reencuentro definitivo con su genio llevó en el año 89 con la edición de «New York», una crónica desnuda, eléctrica y literaria sobre la Gran Manzana que tuvo continuidad con «Songs for Drella» ­con John Cale y dedicado a Warhol­ y «Magic and loss ­monográfico centrado en la pérdida y la muerte­. Posteriormente, sacó a la carretera el recuerdo de la «Velvet» en una gira que provocó un doble cd en vivo y una nueva disputa con John Cale.
A su anterior «Set the twilight reeling», último álbum de los 90, le sigue ahora «Ecstasy», surcado con los mismos parámetros: lucidez adulta, magníficos textos y un regreso al rock básico y primario.
El Reed de la última década, más asentado, que dice seguir fiel a la leyenda de animal del rock que arrastra, es casi un sesentón preocupado por sonar bien. Por ello, recientemente se ha hecho construir un estudio en su domicilio, que le ha costado más de dos años de dedicación, y se muestra feliz alternando los equipos clásicos con las últimas posibilidades que ofrece la tecnología. «Me interesa la ingeniería del sonido. Un buen sonido me produce un gran placer. Busco una obra perfecta, precisa y lograda», ha declarado el autor de «Heroin».

http://www.levante-emv.com/hoy00419/sociedad/7Sociedad.html
EFE madrid El músico neoyorquino Lou Reed llenó la noche del martes la madrileña sala La Riviera en un concierto austero, como es habitual en este histórico del rock, en el que presentó a sus incondicionales de la capital su último trabajo:Ecstasy. Lou Reed salió al escenario quince minutos antes de la hora prevista, aunque la sala ya estaba a rebosar de fans del mítico rockero, muchos de ellos talluditos. Con una camiseta negra y un pantalón de cuerpo del mismo color, Lou Reed interpretó en el escenario los temas de su último disco, que ha titulado Ecstasy porque, como él mismo dijo, cree que «la música que contiene es así», y porque le gusta el sonido de la palabra éxtasis en inglés.
(...)
Pocas concesiones hizo al público Lou Reed: dos temas en su único bis y su permiso para que las barras de la sala estuvieran abiertas y pudieran despachar bebidas. Fueron dos horas y cuarto de concierto, el penúltimo de su gira española (...). Acompañado de los músicos de sus últimas giras -Mike Rathke a la guitarra; Fernando Saunders, al bajo, y Tony Thunder Smith a la batería-, Lou Reed instaló en la Riviera, como ya hizo en los otros conciertos en España, una espectacular mesa de sonido. El cantante, que el pasado 2 de marzo cumplió precisamente en Madrid 58 años, ofreció al público sus experimentos tecnológicos, que fueron bien recibidos por sus fans. Este nuevo disco no ha contado con todos los parabienes de la crítica, pero a Lou Reed, quien confiesa que nunca lee los comentarios sobre su obra, parece no importarle.

http://www.deia.com/18-4-2000/18CU55A.htm
Lou Reed, la crónica maldita del rock, esta noche en el Kursaal donostiarra
El cantante neoyorkino despide con este concierto su gira de presentación de «Ecstasy» en el Estado
Jon Landau
DONOSTIA
. (...) Durante una reciente visita a Madrid, Lou Reed afirmaba que eligió el título de «Ecstasy» para su último trabajo porquye «por una parte, explioca el sentido de la música del disco y, por otra, es una palabra que me gusta cómo suena». De 59 años, el compositor neoyorkino lleva más de tres décadas bregando en el planeta del rock&roll. Desde sus inicios con la Velvet Underground, sus devaneos entree el glam y el rock, hasta su más cercana actitud de cronista urbano del rock.
La actualidad de Reed llega acompañada de este «Ecsatasy», pero tambien de un libro, «Pass thru fire», donde se recogen sus textos más conocidos y sus rarezas piratas. Igualmente, estrenará una obra teatral, «Poe-Try», basada en los ensayos y relatos de Edgar Allan Poe. A lo largo y ancho de los casi 78 minuitos que dura «Ecstasy», Lou Reed reargumenta su América particular, entre fea y deshumanizada, con claves de rock. canciones como «Paranoia Key of E» ­que presumiblemente abrirá el recital­, «Hock minuet», «Turning time around» o «Modern dance» evaluarán en directo esta nueva entrega.
Dos horas de concierto en las que primará «Ecstasy», intercalando temas de su trilogía «NewYork-Songs for Drella-Magic and Loss», y culminando en los bises con alguna revisión de clásicos como «Vicious» o «Sweet Jans». Junto a él, sobre el escenario estaran tres músicos habituales de su trayectoria: Tony Thunder Smith a la batería, Mike Rothke en las guitarras, y Fernando Saunders al bajo.(...)

http://www.gara.net/00/04/18/kul0201.htm#1
Lou Reed, un clásico del rock and roll, en el Kursaal
Las entradas para el concierto están agotadas desde hace un mes
Pedro ELIAS IGARTUA | DONOSTIA
Si miramos al pasado, con la mirada que dirigía al futuro Elliott Murphy en las anotaciones a "1969", un disco en directo legendario de la Velvet Underground de Lou Reed, nos daremos cuenta que este músico es un compañero de viaje rítmico de absoluta confianza. No hay dudas sobre su perdurabilidad. Lou Reed es un clásico en sentido estricto, sigue marcando músicos de rock generación tras generación, disfruta de una eterna madurez, sigue grabando magnífico rock and roll década tras década, aunque nunca olvidaremos el golpe de mano que dio en 1989 con "New York".
Lou Reed vuelve a Euskal Herria después de muchos años y lo hace después de producir tres trabajos excelentes. El primero fue "Set the Twilight Reeling" en 1996. Su compañera sentimental, Laurie Anderson, influye en esta obra, no tanto sonoramente, como por el tono equilibrado de la misma, sin que eso evitara temas tan airados como "Sex with your parents (Motherfuckers)".
Su siguiente trabajo en directo, "Perfect Night: Live in London" era la consagración de un formato que Lou Reed repite vez tras vez. Ellos le acompañarán previsiblemente en el Kursaal. Fernando Saunders es el bajista. Tony "Thunder" Smith el batería, y Mike Rathke el otro guitarra, que camina tras el "feedback" de Lou Reed. Con ellos ha grabado también el reciente "Ecstasy". Son una banda de lujo como "Crazy Horse" o la "E Street Band" en el caso de Young y Springsteen, Lou Reed ha encontrado en su trío el balance entre un sonido que sea inmediato, rock and roll, pero que siempre ofrezca veladuras.
En "Ecstasy" hay riffs stonianos como en "Paranoia Key on E", baladas brillantes como "Mad" y "Baton Rouge" y brillantes subidas de ritmo como "Big Sky" y "Future Farmers of America". Aunque el disco trae decoraciones de viento y el violín eléctrico de Laurie Anderson en "Baton Rouge", esta obra de Lou Reed se desborda con rock and roll primordial, lo que el poeta cantor de Nueva York mejor sabe hacer.
La noche se presenta emocionante. Los nuevos cantos perfectos y toda su vieja pedrería, con todos los colores del alma desde "Vicious", "Walk on the Wild Side" y "The Kids" hasta "Coney Island Baby" y "Dirty Boulevard", y siempre con la esperanza de que pueda cantar "I''ll be your mirror".
La fuerza de sus cantos también reside en su presentación siempre cambiante. Como Dylan, Lou Reed es un viejo camaleón, puede disfrazarse, pero siempre resuelve con magnífico rock and roll.

ENLACES RELACIONADOS
http://teleline.terra.es/personal/luis_tm/musica/lou_reed/lou.htm 
http://teleline.terra.es/personal/garimpex/ 
mailto:mkostek@usa.net 

http://www2.gratisweb.com/loureed/ 
http://www.loureed.org/ 

http://www.velvetunderground.com/ 
http://www.geocities.com/Paris/LeftBank/2800/lou.html 
http://www.arrakis.es/~e.miquel/rnranimal/ 

Pequeña historia de la velvet 
http://www.geocities.com/FashionAvenue/1699/Velvet.htm 
http://diana.cps.unizar.es/coaxial/contraweb/velvetun.html 

Directos 
http://www.arrakis.es/~e.miquel/rnranimal/livealiv.htm 

El Lado Más Bestia de la Vida (Arreglada por Albert Pla) 
http://persephone.cps.unizar.es/Kaos/AlPla/lyrics/Bestia.html

Recopilado por ZANU, 2000

visita tu B I B L I O T E C A más cercana

HOMEMúsica MP3 GratisFotosTextosNuestra HistoriaConciertosMúsicosENGLISH VERSION HERE
©ROSA PANTOPÓN. Última actualización: Noviembre, 2001.
Desarrollado, diseñado y seleccionado por Zanu & ROSA PANTOPÓN. Con la colaboración de Pepe García.
e-mail


AVISO COPYRIGHT:
Todos los documentos incluidos son
propiedad del grupo
rosa pantopón®

"ROSA PANTOPÓN" no se hace responsable de la disponibilidad de estos enlaces y recursos externos. Se puede hacer una única copia del contenido, si es para uso personal, informativo y no comercial (económico). No se puede alterar esta información, enviarla o venderla sin el permiso de "ROSA PANTOPÓN". Cualquier copia debe contener este mensaje. Si se desean utilizar gráficos, fotos o textos de esta web, contacte con nosotros primero para recibir permiso.